El peeling

Peeling

El peeling

Posiblemente, debido a ese calentamiento global del que tanto oyen hablar nuestros sordos oídos, cada año sucede más tarde. Pero tarde o temprano, los rayos de sol que calientan nuestra ciudad y nos regalan la posibilidad de caminar por las calles bajo su cálido regazo, se vuelven cada vez más escasos hasta llegar a la ausencia, ausencia sustituida por la visita de la lluvia, el frío y el viento que nos hacen pensar dos veces, o incluso más, si salir o no de casa a deambular por las grises calles de nuestra ciudad.

Sin saber todavía por qué, nuestro cerebro queda invadido por la idea de que la alegría de los días soleados ha terminado y llega el triste otoño seguido de los oscuros y fríos días de invierno. Esta inexplicable invasión de pesimismo injustificado nos hace quedarnos ciegos ante la belleza que desprenden estas dos discriminadas estaciones y las dejamos escapar sin disfrutar de sus colores, sus olores, sonidos, sabores y texturas únicas que no volverán a repetirse nunca más de igual manera, privando a nuestros sentidos de este tesoro de la naturaleza.

Mientras tanto la naturaleza, que es más sabia que nosostros aunque formemos parte de ella, sigue su curso aunque le demos la espalda. Y la sabia naturaleza sabrá sacarle partido al frío, la lluvia y el viento y cambiará su color verde fresco por cálidos amarillos y anaranjados que se convertirán después en crujientes ocres, para de esta forma despojarse de un manto que ya cumplió su función y resurgir en primavera con una fértil nueva vida.

La Naturaleza se renueva en las estaciones adecuadas, hazlo tú también con un peeling en Bellísima.
La Naturaleza se renueva en las estaciones adecuadas, hazlo tú también con un peeling en Bellísima.

Y nosotros ¿por qué no aprendemos de la naturaleza y aprovechamos estas dos estaciones para renovar nuestra piel?

Sí, es cierto que el sol se ha alejado de nosotros y ha dejado de posar sus cálidas manos sobre nuestra piel, pero igual de cierto es que ha dejado de estropearla con sus afiladas uñas que son sus dañinos rayos ultravioletas y ahora, cuando las nubes nos protegen de su ataque, es cuando no debemos dejar pasar la oportunidad de poder renovar nuestra piel.

Ya que formamos parte de la sabia naturaleza, es el momento de formar parte de esa sabiduría y hacernos el peeling que nuestra edad y tipo de piel necesita. Si no lo hacemos durante estas dos estaciones, ni en primavera ni en verano podremos hacerlo porque al quedar después de un peeling la piel más desprotegida ante los dañinos rayos del sol, podrían aparecernos manchas que luego serían difíciles de quitar.

Por si todavía no tienes muy claros sus beneficios y para qué sirve, un peeling sirve para pelar la piel de una forma controlada. Hay diferentes tipos de peelings y según el tipo de ácido, su concentración y el tiempo que permanece sobre la piel, cada uno de ellos llega a una profundidad diferente, pelando más o menos capas de células y tratando los distintos problemas que pueda presentar nuestra piel como manchas, arrugas, acné, falta de hidratación, falta de luminosidad…

Al pelar nuestra piel hasta la profundidad necesaria en cada caso, nuestro organismo pone a nuestras células a trabajar para así crear una nueva piel más joven, luminosa, hidratada, sin imperfecciones o manchas, lo que hará que podamos lucir un rostro más bello.

Ya os he explicado que dependiendo de nuestra edad y estado de la piel, tras un diagnóstico emplearemos un peeling u otro. La cantidad de veces que sea necesario realizar el peeling irá desde una sóla vez si sólo tenemos que renovarla para que nazca más joven y luminosa a varias veces si lo que necesitamos es eliminar manchas oscuras, marcas de acné, arrugas profundas o problemas similares.

En Bellísima nos hemos preocupado por estudiar y poner a tu disposición los mejores peelings para las necesidades de cada piel: ácidos como el glicólico, ferúlico, azelaico, salicílico, doble peeling y tratamientos sin ácidos como la microdermoabrasión, son los mejores y todos ellos forman parte de nuestro equipo de trabajo.

No dejes envejecer tu piel al ritmo que ella marque, a su antojo. Puedes retrasar el proceso de envejecimiento con los medios que Bellísima pone a tu alcance. Aprendamos de la naturaleza y renovemos nuestra piel en la época adecuada.

RENOVARSE O MORIR ¿qué veredicto eliges para tu piel?