Hilos tensores

Hilos tensores

La colocación de hilos tensores de Polidioxanona es una nueva técnica con la que vamos a conseguir tanto un rejuvenecimiento facial como corporal. Los hilos tensores son una de las mejores opciones a la hora de reafirmar nuestra piel y corregir la flacidez porque estimulan los tejidos desde el interior consiguiendo un rejuvenecimiento casi inmediato de una forma rápida y segura.

A pesar de ser un tratamiento nuevo es totalmente seguro: los hilos de polidioxanona se vienen utilizando desde hace mucho tiempo como material de sutura cardiaca,  su seguridad está por tanto más que y comprobada y contrastada. No produce alergias ni rechazos al ser antimicrobianos y bioreabsolbibles.

Hilos tensores
Hilos tensores

En el año 1988  ya se comenzó a emplear hilos de oro para reafirmar la piel pero en algunos casos se producía rechazo y otras reacciones adversas. Los avances en medicina han hecho posible el empleo del hilo de polidioxanona, que es biocompatible y se reabsorbe a los 6 meses.

El tratamiento consiste en tejer una malla interna con un entramado de hilos cruzados que sujetarán la piel devolviéndole firmeza.

Es un procedimiento sencillo y seguro. Se realiza en aproximadamente 30 minutos. Nuestro médico introduce bajo la dermis los hilos tensores con ayuda de una aguja muy fina. Al retirar la aguja la hebra queda tensada. Posteriormente cada hilo provoca una fibrosis progresiva en el tejido, lo que facilita el anclaje a la piel.

Los hilos tensores rejuvenecen la piel desde dentro, estimulando la piel para formar colágeno, que es el responsable de la firmeza de la piel.

No todos los hilos tensores son iguales y la elección de unos u otros corresponde al médico, que tendrá en cuenta la edad de la persona, la fisonomía, el estado de la piel y el grado de flacidez. Por eso es importante que sea un médico formado en esta técnica el que realice este tratamiento. A pesar de ser de sentido común, no siempre ocurre.

Desde la aplicación de los hilos tensores podemos ver el cambio pero, como nuestro organismo tiene que crear nuevo colágeno y fibroblastos, el efecto definitivo se observa al cabo de aproximadamente tres o cuatro semanas, mejorando continuamente hasta alcanzar los tres meses.

La duración de los resultados está entre los 12 y los 18 meses.

El tratamiento está indicado para las personas a partir de los 35 años para prevenir la flacidez y personas con edad más avanzada para repararla o mejorarla.

Los hilos tensores se pueden combinar con otros tratamientos médicos como el botox, el relleno de ácido hialurónico o la mesoterapia.

Indicaciones

  • Elevación de las mejillas
  • Recuperación del óvalo facial
  • Mejora de los surcos nasogenianos
  • Líneas de marioneta
  • Arrugas en el contorno de ojos
  • Código de barras
  • Elevación de cejas
  • Mejora del doble mentón
  • Reformación de cuello
  • Reafirmación de brazos, muslos, rodillas, glúteos, mamas y abdomen.