Nutrición infantil

Nutrición infantil.

En nutrición infantil no hay nada más importante que inculcar buenos hábitos alimentarios a los más pequeños para que crezcan sanos y lo sigan estando al convertirse en  adultos. En esta etapa de la vida es fundamental enseñar a los más pequeños a comer saludablemente, a que aprendan a diferenciar qué es bueno y qué es mejor tomarlo solo de vez en cuando, sobre todo que entiendan qué es lo que pasa si no se alimentan correctamente.

Muchas veces, debido a la presión de los medios publicitarios de la televisión y de ciertas asociaciones, las madres y padres caen en confusión con lo que es o no bueno para sus hijos. Existen muchos productos superfluos con logotipos de asociaciones médicas que confunden y nos hacen creer que son adecuados, pero por el contrario no lo son por sus elevadas cantidades de azúcar y de grasa de mala calidad.

Hay muchos alimentos que ya conocemos que son perjudiciales aunque se los demos a nuestros hijos en alguna ocasión, como bollería, galletas, donuts… pero hay otro grupo de alimentos, sobre todo almuerzos y meriendas, que siguen siendo perjudiciales pero que no somos tan conscientes de ello. Es el caso del típico bocadillo con chorizo, el zumo de frutas comercial, batidos con “leche”, sándwiches de pan de molde con rellenos de paté, barritas de cereales… Todo esto, puede parecer sano ya que no son los conocidos dulces de siempre que salen en televisión, pero lo cierto es que esconden nutrientes de mala calidad, que pueden ser sustituidos por otros muy beneficiosos si sabemos cómo.

Es por esto que hay que saber cómo reconocer estos productos para mantenerlos lo más lejos posible de nuestros pequeños, y enseñarles a crear un paladar con  alimentos reales y de buena calidad, que aportan nutrientes y beneficios para su organismo. En mi consulta os enseñaré a descubrir este tipo de productos y a cómo organizar un menú saludable para que vuestros hijos crezcan sanos y creando apetencia por alimentos de verdad; para así evitar la malnutrición infantil que produce obesidad y problemas de salud.

Porque un bebé saludable, crecerá con buenos hábitos, convirtiéndose en un adulto con una nutrición sana y responsable.