Llámanos:

976 910 997

​​​​​​​640 701 684


CENTRO MÉDICO ESTÉTICO

FISIOTERAPIA AVANZADA​​​​​​​

Zaragoza-Madrid



Mito: Los frutos secos engordan


Mito: los frutos secos engordan


Este este es un mito muy muy popular, que personalmente he oído bastantes veces. Seguro que muchos de vosotros os sentís identificados con esta frase: “Yo frutos secos no como aunque me encantan pero claro, como engordan tanto, prefiero no tomarlos”.


Hablaré en este artículo sobre por qué esto es un mito y por qué es tan beneficioso el consumo de frutos secos frecuentemente.


¿Por qué tienen tan mala fama?


Porque al tener un elevado aporte calórico producen cierto rechazo por hacia muchas personas. Es importante tener claro que un alimento no solo de mide por las calorías que tiene, ya que hay alimentos calóricos, como es el caso de los frutos secos que van acompañados de nutrientes muy beneficiosos como por ejemplo en este caso la fibra, proteínas vegetales e importantes micronutrientes como el hierro. Por este motivo NO hay que fijarse únicamente en las calorías, sino también qué nutrientes las acompañan.


Otro caso es el del aguacate o las legumbres, que también tienen una cierta mala fama y son eliminados muchas veces de las dietas de adelgazamiento por su contenido calórico. De la misma manera, sus beneficiosos nutrientes hacen que, a pesar de sus calorías, sean totalmente adecuados en una dieta de adelgazamiento.


En cuanto a esa creencia de que “engordan”, en el año 2011 ya se publicó un estudio llamado “cambios en la dieta y en el estilo de vida y ganancia de peso a largo plazo”, por Mozaffarian, Hao, Rimm, Willet y Hu, donde se observó que al aumentar el consumo de frutos secos, disminuye la ganancia de peso con el paso de los años. No obstante, si se está en un proceso de pérdida de peso, es conveniente cuidar la cantidad que se toma, debido a su aporte calórico, pero en ningún caso eliminar su consumo.


Por otro lado, un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine certificó que el consumo de frutos secos disminuye un 29% la probabilidad de morir por una enfermedad cardiovascular, y un 11% por cáncer.


¿Cuáles son sus propiedades? ¿Por qué es tan beneficioso su consumo?


Lo cierto es que cada fruto seco es distinto, pero todos tienen características en común. Además de lo que ya os he comentado, su aporte calórico que va en torno a las 500 kcal por cada 100 gramos (que por cierto, el consumo diario recomendado son 30 gramos, por lo que el aporte calórico desciende lógicamente a 150 kcal). Algo que los caracteriza es su contenido en grasas de buena calidad que va en torno al 30-60%, así como ácidos grasos omega 3, que ayudan a disminuir el colesterol LDL y a aumentar el HDL y son conocidas por sus propiedades cardioprotectoras. Además, son ricos en proteínas vegetales, que van desde el 10 al 30%, fibra y vitaminas y minerales como el hierro, calcio, fosforo, potasio, vitamina E y del grupo B.


Mito: los frutos secos engordan.

Mito: los frutos secos engordan.


Otro aspecto a tener en cuenta es que no sirve cualquier fruto seco. Durante todo el artículo me estoy refiriendo a los frutos secos en crudo, no los fritos, con sal por encima, con miel, etc. En estos casos el aporte calórico se ve aumentado enormemente, también el contenido en sal y en azúcar, por lo que dejan de ser tan beneficiosos... no compensa.


¿En qué momento podemos consumirlos?


Los frutos secos son más versátiles de lo que parece. No solo podemos tomarlos solos sin más. Podemos añadirlos a yogures, a ensaladas, a platos de verdura, de pasta, de arroz... es recomendable consumir unos 30 gramos al día, por lo que un día podemos tomarlos en el desayuno mezclado por ejemplo con yogur y fruta, otro día añadirlos a una ensalada, otro a un plato de verduras con pasta integral... Son fáciles de transportar por lo que puedes recurrir a ellos para llevarlos contigo y comerlos en cualquier momento, y dárselos a tus hijos para que los lleven al cole.


En resumen, los frutos secos son unos completos alimentos importantes en cualquier dieta, también de adelgazamiento por sus evidentes beneficios. Aptos para todas la edades, durante cualquier momento del día y versátiles en multitud de preparaciones culinarias, ¿Qué más se puede pedir?


Sara Garcés Carcas