Llámanos:

976 910 997



Alidya


Alidya es una solución creada para combatir la mal llamada “Celulitis”. Y digo mal llamada porque cuando oímos hablar de celulitis a todos se nos viene a la cabeza la imagen de la piel de naranja que solemos ver en algunas mujeres. Eso no es la celulitis, realmente esta piel de naranja se llama lipodistrofia ginecoide.


La Celulitis realmente es una inflamación de las células producida por una infección bacteriana, que da como resultado una piel enrojecida en la que hay calor y dolor. Esto nada tiene que ver con la piel de naranja pero, para entendernos todos, voy a seguir en este artículo llamando celulitis a la lipodistrofia ginecoide, es decir, a la piel de naranja o celulitis estética que todos conocemos.
Antes de hablar de los beneficios de Alidya, vamos a ver qué es la celulitis.


Como todos sabemos, en nuestro cuerpo se crean toxinas que eliminamos a través del sistema linfático. Si se altera  el correcto drenaje linfático de una zona del cuerpo se acumulan las toxinas. El aumento de la retención de sustancias tóxicas desencadena una reacción fibrosa que hace que el tejido se endurezca. Esto genera un tejido fibroso y compacto, en el que se forman los nódulos de grasa, agua y toxinas, dando una textura a la piel no homogénea, como la piel de naranja, localizándose preferentemente  a nivel de la mitad inferior del cuerpo, en zonas de cartucheras, glúteos, caderas y abdomen. Estas zonas son más propensas a generar la acumulación de celulitis, pueden estar asociadas al sobrepeso o presentarse de manera aislada.


Alidya


Si tienes celulitis, me gustaría enseñarte  a identificar de forma rápida y sencilla qué tipo de celulitis tienes para que puedas actuar de una forma inteligente lo antes posible, para que tu celulitis no empeore.


Celulitis dura. Generalmente inicia cuando somos muy jóvenes en la adolescencia, o en mujeres deportistas. Se caracteriza porque la piel se engruesa y es muy didicil pellizcarla. Prueba a realizar un pliegue en ella con una intensidad moderada, al hacerlo veras rugosidades en la piel, con un aspecto ondulado. Al pasar con tus dedos notarás nódulos de consistencia dura y verás sequedad en tu piel. Comprueba que su forma no se modifica por la posición o el movimiento de tu cuerpo. Si este es tu tipo de celulitis puedes tener síntomas como los pies fríos o sentir dolor al realizar esta maniobra.


Celulitis blanda. Es la más frecuente de todas. Generalmente aparece  ha partir de los 30 a 40 años en mujeres sedentarias. Para descubrirla realiza un pliegue en la piel de tu muslo con una mano y con la otra intenta deslizar el tejido  como si amasaras la piel. Notaras que la piel esta flácida y muy móvil. Se ve a simple vista, su forma cambiará según la posición o presión que realices al tejido.  Esta celulitis puede estar acompañada de varices o pequeñas arañas vasculares.


Celulitis edematosa. Es la menos frecuente de todas y la más grave. Se suele dar entre mujeres de 20 a 30 años. Para identificarla comprueba si tu piel está brillante y se torna muy fina. Su tacto es más rugoso que las anteriores, puede doler la piel tanto al tacto como al permanecer mucho tiempo sentada. Presiona moderadamente según tu tolerancia con tu dedo en  la zona donde veas que el tejido se ve distinto, espera durante 1 o 2 segundos y retira tu dedo. Comprueba si se ha producido un hundimiento de la zona. Si el hundimiento permanece, verás en tu piel como una especie de hoyuelo. Puedes tener síntomas como calambres y varices debido a la insuficiencia venosa y linfática. Puedes tener fatiga, los músculos muy flácidos y edema en las piernas.
Ahora que ya conoces los tipos de celulitis que existen, te contaré también que dentro de ellas hay tres grados (I, II y III). Para resumir te diré que el grado I no es apreciable a simple vista y el grado III se ve mucho a simple vista. El grado II lo veríamos al pellizcar la zona.
Por fin te voy a hablar de lo que seguramente estás ya deseosa de saber: la solución para combatir la celulitis. Alidya ha sido el único inyectable creado específicamente para combatir la celulitis. Esto significa que cuando el  Dr. P. Motolese (creador de Alidya) formuló este producto, lo hizo teniendo en cuenta todos los factores que afectan para que una persona padezca celulitis y aunó en un solo producto la solución para poder tratar y prevenir la celulitis atacando a todos sus implicados.


La celulitis es la acumulación de toxinas debido a una mala circulación. Esta mala circulación se agrava cuando en la zona hay grasa acumulada. Con el tratamiento con Alidya favorecemos la circulación, eliminando toxinas, a la vez que actúa sobre la grasa disolviéndola.


Alidya es inyectado en las zonas en las que se encuentra la celulitis por nuestro médico después de un estudio del historial del paciente para descartar cualquier contraindicación. La inyección contiene vitamina C y aminoácidos  entre otros compuestos. Debemos tener en cuenta que una de las toxinas acumuladas en la zona celulítica es el hierro. El cuerpo no puede eliminarlo debido a su alto peso molecular y a la mala circulación. Alidya contiene un quelante del hierro, es decir, una sustancia que digamos “destruye” ese hierro para que pueda ser eliminado por el organismo y esto es de vital importancia para eliminar la celulitis.
Como te he comentado, Alidya es un tratamiento médico que se inyecta en la piel a nivel de la capa dérmica o en la capa subcutánea  mediante pequeños pinchazos que apenas se perciben, ya que se emplea una aguja 30G, una de las más finas que existen.
El tratamiento suele consistir en unas siete aplicaciones en la zona afectada, con un intervalo semanal, hasta un máximo de 12 sesiones empleando una o dos inyecciones según la zona a tratar. Después de este ciclo se puede realizar una o más sesiones con un intervalo de 15 a 30 días.


Tras la sesión, no debes utilizar cosméticos (excepto bajo consejo médico específico) en la zona de aplicación durante las doce horas siguientes y no debes exponerte a fuentes de calor directo de inmediato como exposición al sol, rayos UVA y UVB, calor de chimeneas, saunas, etc.


Te aconsejo combinar este tratamiento con drenaje linfático manual o con presoterapia para aumentar sus beneficios, pues como te he comentado la celulitis es la acumulación de toxinas en la zona y estas dos terapias ayudan a eliminar las toxinas de nuestro organismo.
Una vez conseguidos los resultados y durante el tratamiento, te damos unas pautas de ejercicio y alimentación para mantener los resultados obtenidos. En caso de celulitis genética, en la que puedes ser propensa a padecerla, se puede repetir el tratamiento anualmente para mantener estable el resultado clínico.